lunes, 5 de junio de 2006

Mastercard

Recién tuve un debate con una amiga de mi mamá, que se quejaba amargamente porque su hijo está saliendo con una muchacha que 'ya trabaja' (su pequeño es estudiante), que tiene auto propio y que con regularidad invita al pequeño a salir, va a recogerlo, paga la cuenta, etcétera.

Como para provocarla, me aventuré a decirle "Bueno, a mí me gustaría ser quien trabaja, y que mi marido se ocupe de la casa".

(En ese momento, el infierno se regocijó ante la espera de la llegada de mi pecadora alma inmortal)



"¡¡¡¡¡Ay, no!!!!" me contestó, "¡¿Cómo crees!? Está bien que trabajes, y claro que no te vas a dejar mangonear, porque ya son otros tiempos (sic.) pero es obligación de los hombres dar el dinero, y mantener la casa..."

Este es un tema de discusión constante en mi casa, porque por alguna razón siempre me las ingenio para toparme con hombres que no están trabajando, o bien que ganan menos que yo. Eso siempre ha sido un problema, que termina siendo EL problema de la relación, declarado o no.

Bueno, malo, regular, no sé, pero lo que yo pienso es que, de entrada, la cuestión de quién paga la cuenta no es fundamental en una relación. Soy nada feminista y en muchas cuestiones muy conservadora (cualquiera que me conzca un poquito lo sabe), pero hay ciertas cuestiones en la definición de roles sociales que me molestan bastante, siendo una de ellas que esos roles se definan en función de la cartera.

Al final, creo que lo que busco en una relación es compañía, cariño, apoyo, complicidad, colaboración, comprensión... para todo lo demás, existe Mastercard...

2 comments:

Fluido Violeta

Si yo tuviera un esposo, también me gustaría que fuera así...

JOSE SANCHEZ ZOLLIKER

No podría estar más de acuerdo contigo. Ya DEBEN ser otros tiempos. Y eso, depende de nosotros los jóvenes.