lunes, 31 de julio de 2006

Una de autos...

¡o dos! Julio vio el estreno en nuestro país de dos aventuras sobre ruedas, aunque hay que decir que son muy diferentes entre ellas.

Por una parte, Disney/Pixar presentó Cars, una cinta animada en la que un simpático auto de carreras, Rayo McQueen, descubre que la vida no es un banderazo de llegada en la meta, sino más bien un viaje, como diría Aerosmith. Dirigida por John Lasseter, el ganador de un Oscar por Toy Story (película que cambió la manera de hacer y ver animación en 1995), Cars es una película divertida, apta para todo público, y muy en la onda de las fábulas clásicas, marcando diferencias claras en estos tiempos de relativismo moral. ¡Cinco palomitas!




La otra cinta ciertamente es la otra cara de la moneda: The Fast and the Furious: Tokio Drift. La tercera de la serie, Reto Tokio es sólo apta para gente que gusta de la música estridente, los autos, las carreras y la vida al límite.

No es la mejor película en cuanto a actuaciones, ni la trama es particularmente creíble, pero cumple su cometido: entretiene. Está mucho mejor que la segunda entrega de la serie, y un detalle genial fue ver a Vin Diesel de nuevo al volante, aunque fuera por sólo un par de minutos.

Por la acción y la adrelina se salva (¡y es que salí del cine con ganas de correr!), le damos tres palomitas.

sábado, 29 de julio de 2006

miércoles, 26 de julio de 2006

lunes, 24 de julio de 2006

East of Eden

La carrera de James Dean duró nada más 16 meses, y sólo nos dejó tres cintas para recordarlo: Giant (1956), Rebel without a cause (1955) y East of Eden (1955). Esta última le valio a su director el premio a la mejor película dramática en el Festival de Cannes, y fue la primera película en la que este personaje icónico del cine hollywoodense hizo su aparición.

East of Eden está basada en la novela homónima del ganador del Nobel de 1962 John Steinbeck, que narra la historia de una familia sureña de principios del siglo XX. (Recuerdo que comencé a leer el libro, pero éste se perdió en una mudanza, antes de que pudiera llegar a la mitad... ni idea de dónde quedó...). La muy renombrada adaptación de Elia Kazan retrata la lucha que existe entre el bien y el mal en cada uno de nosotros, reflejada en Cal, el personaje memorable que fuera apenas una probadita del potencial de James Dean.

Un icono del cine en una de las grandes películas de la historia. (De hecho, las tres cintas de Dean son en sí mismas icónicas y memorables, ¿será por Dean o por ellas?). ¡Se lleva cinco palomitas, desde luego!




NOTA AL PIE:

De nuevo me lancé a ver Superman Returns (hasta ahora no ha superado el récord de visitas a las salas de cine: The Return of Jedi (17 veces) y Titanic (11 veces) se la llevan de calle todavía), y no pude evitar notar que Brandon Routh, además de ser un tipazo, simpático y guapísimo, es un excelente actor. Juraría que las líneas de su libreto pueden escribirse en dos cuartillas a espacio sencillo: Superman/Clark Kent/Kal-el casi no habla, es todo expresión y sentimiento, y convence...

sábado, 22 de julio de 2006

Starless

Últimamente he tenido un poquito de nostalgia por nuestros ensayos del ensamble. Y como es bueno dar una releída antes de dar la vuelta a la página, aquí está Starless...



lunes, 17 de julio de 2006

The Lake House


Sandra Bullock y Keanu Reeves vuelven a hacer mancuerna, esta vez en una cinta en la que ambos han logrado reflejar una madurez de vida y de interpretación. Basada en la novela del escritor surcoreano Jiro Asada, The Lake House es una cinta de sci-fi/drama/romance del tipo Somewhere in Time, que realmente vale la pena ver.

El tag line de la cinta reza así: How do you hold on to someone you've never met? o ¿Cómo confías en que llegará ese alguien a quien no conoces?

Parece pregunta retórica. Precisamente porque hemos perdido la fe en que la persona correcta llegará, porque vivimos de prisa y atropelladamente, porque no logramos ver más allá de la fantasía de la llamarada del enamoramiento, es que esta película es tan buena. Alex y Kate basan su amor en compartir, pese a que los separa el tiempo y parece que nunca se van a alcanzar. No es nada más la atracción física, la emoción de un momento compartido, o la simple necesidad de tener a alguien. Por eso, vale la pena esperar.

The Lake House se ganó cuatro palomitas: el director argentino Alejandro Agresti hace una labor maravillosa, la foto está muy bien realizada, pero creo que el toque verdaderamente dramático venía de la música, y no fue contundente.

Sandra y Keanu, ¡wow! Están geniales.

lunes, 10 de julio de 2006

Superman Returs

¡Finalmente!

Después de una espera de más de medio año, ayer al fin, junto con un montón de fans ataviados con camisetas y gorras mostrando la famosísima , vimos Superman Returns, en una de las salas IMAX en las que se estrenó en nuestro país desde el pasado viernes.

(Para nosotros que crecimos mirando a Indiana Jones, Star Wars, leyendo sci-fi, escuchando a John Williams, y con tiras cómicas de DC y Marvel, ver esta cinta fue todo un evento familiar... pregúntenle a mi hermano Kalel -y no es choro: ¡así se llama!)

He de confesar que, con mi natural escepticismo, tenía serias dudas respecto a esta nueva versión... qué bueno que me equivoqué: ¡la película superó todas mis expectativas!

Cuando vi las fotos de Brandon Routh en el traje azul y rojo, ciertamente no fue muy impresionante, al menos no más allá de un cuerpo increíble y una cara preciosa... pero ya en la pantalla es otra cosa. En verdad, Brandon logró darle un giro al personaje, con un guión excelente que ayudó bastante a ver un lado humano de Superman que siempre había permanecido en una de las dos caras de su personalidad dividida...

Ni qué decir de Kevin Spacey: su Lex Luthor es cínico y sarcástico, y en efecto logró posicionarse en su interpretación, al grado de que no sabría quién está mejor en el papel, él o Gene Hackman.

La historia está muy bien pensada, y liga con éxito las primeras dos películas que protagonizara Christopher Reeve, además de que proyecta muy bien las líneas temáticas de posibles secuelas, que incluyen un triángulo amoroso, el gran secreto de Lois Lane y el drama de la soledad de Kal-el.

Eso, más la música de Williams (¡el tema es lo mejor que ha compuesto en su vida!), los efectos especiales, las actuaciones, y los guapísimos protagonistas, hacen que haya valido la pena esperar casi 20 años para volver a ver al hombre de acero en acción... ¡Cinco palomitas y las felicitación a Bryan Singer!



¡No se la pierdan! Aquí les dejo el trailer, para que se animen...

sábado, 8 de julio de 2006

¿Itzhak & Yo-Yo?

No, sólo son Poyo y Guy... geniales, ¿no?