lunes, 24 de julio de 2006

East of Eden

La carrera de James Dean duró nada más 16 meses, y sólo nos dejó tres cintas para recordarlo: Giant (1956), Rebel without a cause (1955) y East of Eden (1955). Esta última le valio a su director el premio a la mejor película dramática en el Festival de Cannes, y fue la primera película en la que este personaje icónico del cine hollywoodense hizo su aparición.

East of Eden está basada en la novela homónima del ganador del Nobel de 1962 John Steinbeck, que narra la historia de una familia sureña de principios del siglo XX. (Recuerdo que comencé a leer el libro, pero éste se perdió en una mudanza, antes de que pudiera llegar a la mitad... ni idea de dónde quedó...). La muy renombrada adaptación de Elia Kazan retrata la lucha que existe entre el bien y el mal en cada uno de nosotros, reflejada en Cal, el personaje memorable que fuera apenas una probadita del potencial de James Dean.

Un icono del cine en una de las grandes películas de la historia. (De hecho, las tres cintas de Dean son en sí mismas icónicas y memorables, ¿será por Dean o por ellas?). ¡Se lleva cinco palomitas, desde luego!




NOTA AL PIE:

De nuevo me lancé a ver Superman Returns (hasta ahora no ha superado el récord de visitas a las salas de cine: The Return of Jedi (17 veces) y Titanic (11 veces) se la llevan de calle todavía), y no pude evitar notar que Brandon Routh, además de ser un tipazo, simpático y guapísimo, es un excelente actor. Juraría que las líneas de su libreto pueden escribirse en dos cuartillas a espacio sencillo: Superman/Clark Kent/Kal-el casi no habla, es todo expresión y sentimiento, y convence...

1 comments:

JOSE SANCHEZ ZOLLIKER

Leí East of Eden, así que siguiendo tu recomendación la veré. Pero de superman, creo que no, que mejor me lo ahorro ;)