viernes, 23 de enero de 2009

Dalí: a 20 años del adiós V

Salvador Dalí es recordado por toda la magia que rodeaba a su persona, y que expresaba en su trabajo artístico. Como máximo representante del Surrealismo, su obra evoca una realidad alternativa, en la que objetos de uso común se encuentran en situaciones poco usuales, en un mundo recreado con una técnica casi fotográfica, que invita al observador a aceptar el perfecto sentido que tienen la locura y la lógica de lo inexplicable.


Además, lo recordamos, como a pocos de los grandes artistas, como un crítico voraz de la sociedad:
“El payaso no soy yo sino esta sociedad monstruosamente cínica y tan puerilmente inconsciente, que juega al juego de la seriedad para disimular su locura. No lo repetiré bastante: yo no estoy loco. Mi lucidez ha alcanzado un nivel de calidad y de concentración que no existe en este siglo ninguna otra personalidad más heroica y más prodigiosa; excluyendo a Nietzsche (y repito, murió presa de la locura) no se encuentra un equivalente en los otros. Mi pintura es testimonio de ello”.
Sería, tal vez, la supuesta locura que cuadraba inmejorablemente en todos los ámbitos que tocó el artista lo que le valen el reconocimiento como uno de los más grandes, más productivos y más reconocidos internacionalmente. Su persistencia en la memoria del arte, hacen de él un personaje trascendente, no sólo por su magnificencia artística, sino por haber vivido una vida apasionada, sin los atavismos sociales y culturales que subyugan al resto de los mortales.


serie dali

1 comments:

juan

Dali uno de los mas grandes...
es bueno que lo recordemos porque asi vivira forever.
chido por eso. salu2